El humo del cigarrillo es una mezcla de toxinas y de sustancias cancerígenas, que ponen en riesgo a la mayoría de los órganos de las personas que fuman.  Crea abundante cantidad de radicales libres que pueden desencadenar daño celular, la cual hace perder al cuerpo vitaminas y minerales importantes.

Veamos a continuación cómo se produce esta pérdida de vitaminas y minerales importantes en el cuerpo.

Pérdida de vitaminas

El hábito de fumar acelera la producción de radicales libres en el cuerpo. Estos radicales libres son los causantes de daños en las células, que pueden desencadenar cáncer y otras enfermedades. Sin embargo, los no fumadores también están expuestos a los radicales libres producidos por las toxinas presentes en el medio ambiente, así como en el proceso de digestión de los alimentos.

Las vitaminas actúan como mecanismo de defensa contra los radicales libres, neutralizan a los radicales libres para prevenir o reducir el daño que ellos provocan en el cuerpo. El hábito de fumar provoca la pérdida de vitaminas, lo que favorece el efecto dañino de los radicales libres.

Radicales libres

Veamos a continuación cómo actúan los radicales libres en el cuerpo. Los radicales libres son átomos que poseen un número impar de electrones, esto hace a estos átomos inestables.

Estos átomos inestables viajan alrededor del cuerpo buscando un electrón que puedan tomar de otro átomo para poder estabilizarse. Dependiendo de la ubicación del electrón que necesita para estabilizarse, puede provocar daños en el tejido.

Si el daño se produce en el colágeno, aparecen las arrugas del fumador. Si el daño se produce en los vasos sanguíneos, se abre la puerta a la posibilidad de padecer un infarto. Pero si el daño se produce en el ADN de una célula, genera una mutación genética, y la acumulación de mutaciones genéticas es lo que desencadena la aparición de células cancerosas.

Antioxidantes

El sistema inmunológico usa antioxidantes, para prevenir o reducir los daños ocasionados por los radicales libres. Los antioxidantes son moléculas que pueden ceder un electrón a los radicales libres, sin que se vea alterada su integridad. Con esto evita los efectos dañinos de los radicales libres en el cuerpo.

Han sido identificados más de 4000 antioxidantes, de los cuales algunos son producidos de forma natural por el cuerpo. El cuerpo obtiene otros antioxidantes de los alimentos que consumimos. Los dos principales y más importantes antioxidantes son la vitamina C y la vitamina E. Los antioxidantes son fundamentales para tener un sistema inmunológico fuerte.

Estrés oxidativo

Cuando se presenta en el cuerpo una excesiva cantidad de radicales libres, y una insuficiente cantidad de antioxidantes, se produce una condición denominada estrés oxidativo. Se cree que esta condición juega un rol importante en la aparición de numerosas enfermedades, entre ellas el cáncer y las enfermedades cardiovasculares.

Vitamina C

Esta vitamina es soluble en agua. A diferencia de las vitaminas liposolubles que tienen como una de sus características que el cuerpo las va almacenando, las solubles en agua no son acumuladas por el cuerpo, y por tanto el cuerpo de be recibirlas diariamente de los alimentos que consumimos.

El cuerpo necesita vitamina C para producir colágeno, proteína responsable de la formación y reparación de tejidos, desde la piel hasta los músculos y desde los ligamentos hasta los vasos sanguíneos. La vitamina C ayuda a mantener nuestro sistema inmunológico fuerte, y reduce el nivel de glucosa en la sangre. Además tiene el poder de ayudar con la regeneración de otros antioxidantes como la vitamina E.

Diversos estudios revelan que los fumadores y las personas no fumadoras expuestas al humo de la corriente secundaria o de segunda mano tienen bajos niveles de vitamina C en su cuerpo.

Fuentes de vitamina C

Si es fumador, o está expuesto al humo de la corriente secundaria o de segunda mano, es de vital importancia consuma una cantidad importante de vitamina C en su dieta. 

Visto esto, si es fumador y sigue fumando, o si sigue expuesto al humo de la corriente secundaria o de segunda mano va a estropear los beneficios de la vitamina C, por tanto si es fumador la solución óptima es dejar de fumar, y si se trata de que está expuesto al humo de la corriente secundaria o de segunda mano la solución es evitar dicha exposición.

La vitamina C la podemos encontrar en diversas frutas y verduras, siendo las mejores fuentes de vitamina C son el melón amarillo o cantalupo, la sandía, frutas cítricas (naranja, limón, lima, etc.), arándano, fresa, frambuesa, tomate, col de Bruselas, brócoli y patatas tanto dulce como blanca.

Vitamina E

La vitamina E es liposoluble, y se almacena en el hígado y en el tejido adiposo (grasa). Su condición de liposoluble no quiere decir que se debe consumir diariamente en nuestra dieta, pero su consumo en la dieta es importante para mantener los niveles óptimos de esta vitamina en el cuerpo.

La vitamina E es importante en la producción de glóbulos rojos, y en el refuerzo del sistema inmunológico. Esta vitamina es una de las primeras líneas de defensa para combatir los daños provocados por los radicales libres en los pulmones, luego de respirar los contaminantes presentes en el aire y el humo del cigarrillo. Es una fuente antioxidante.

Como sucede con la vitamina C, el hábito de fumar incrementa la necesidad de vitamina E en el cuerpo. Las mejores fuentes de vitamina E son los frutos secos como avellanas, cacahuates y almendras; aceites vegetales como el de cártamo, germen de trigo, maíz y de girasol; vegetales de hojas verdes como la espinaca y el brócoli, semillas como las de girasol y cereales para desayuno fortificados con vitamina E.

Como hemos visto el hábito de fumar incrementa la producción de radicales libres en el cuerpo, y reduce los niveles de antioxidantes como la vitamina C y vitamina E en el cuerpo predisponiendo al cuerpo a sufrir diversas enfermedades. La solución a este problema es dejar de fumar, con lo que los radicales libres se verán reducidos, y el nivel de antioxidantes  se incrementará.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

QUIÉNES SOMOS
CONTACTO

info@dejadefumar.es