El inhalador de nicotina es una forma de terapia de reemplazo de nicotina. Este dispositivo consta de un tubo plástico que asemeja a un cigarrillo, donde se coloca un cartucho que contiene nicotina el cual es reemplazable, y por una boquilla.

Visión general

Cuando un usuario de inhalador de nicotina succiona la boquilla, la nicotina se libera y es absorbida por las mucosas de la boca y de la garganta. Menos del 5% de la nicotina inhalada llega a los pulmones. De los 10 mgrs. de nicotina contenido en el cartucho, 4 mgrs. pueden ser inhalados y 2 mgrs. pueden llegar a ser absorbidos por el cuerpo.

El cartucho colocado en el inhalador de nicotina dura 20 minutos aproximadamente, y suministra al usuario una cantidad de nicotina similar a la que suministra un cigarrillo.

Terapia de reemplazo de nicotina con inhaladores de nicotina

El médico indicará cómo deberá el exfumador usar esta terapia de reemplazo de nicotina, pero los fabricantes generalmente recomiendan al exfumador usar 6 cartuchos de nicotina diariamente durante las primeras 3 a 6 semanas de la terapia. Si es necesario el exfumador puede usar un máximo de 16 cartuchos diariamente por un período de hasta 12 semanas.

Luego se procede a ir reduciendo paulatinamente la dosis de nicotina siguiendo las indicaciones del médico, hasta suspender totalmente el uso de esta terapia. Bajo ningún concepto se debe consumir más de 16 cartuchos diarios. El inhalador de nicotina es junto con el spray nasal las dos terapias de reemplazo de nicotina que requieren récipe médico para su uso.

Riesgo de adicción

El riesgo de adicción del inhalador de nicotina es bajo, debido a la forma en que la nicotina es absorbida por el cuerpo. El cigarrillo entrega en pocos segundos una dosis de nicotina a través de los pulmones, provocando un golpe de dopamina placentero en el cerebro. La dopamina es la sustancia que está asociada con el sentimiento de adicción.

El inhalador entrega la mayor parte de la dosis de nicotina al torrente sanguíneo  a través de las mucosas de la boca y de la garganta, esto  hace que su llegada al cerebro sea muy lenta, y el exfumador no sufre el golpe de dopamina placentero haciendo lo que siente poco placentero el consumo de nicotina con el inhalador de nicotina.

Pero la dosis de nicotina que aporta el inhalador es más que suficiente para evitar los síntomas de la abstinencia de nicotina, razón de su uso en el proceso de dejar de fumar.

Inhaladores de nicotina versus vapeadores o cigarrillos electrónicos

inhaladores de nicotina

A simple parecen similares, pero no es así. Existen importantes diferencias entre ambos dispositivos.

El inhalador de nicotina emplea nicotina de uso terapéutico

La nicotina de uso terapéutico está regulada, y es fabricada bajo estrictas pautas médicas. Esto quiere decir que el exfumador puede confiar tranquilamente en que la dosis mencionada en el empaque es la misma que recibe al usarlo.

El inhalador de nicotina al igual que las otras terapias de reemplazo de nicotina tiene una forma de uso establecida por el médico

El que tenga una forma de uso establecida por el médico, no quiere implica que sea garantía de que funcionará exitosamente o de que no dependerá del médico para supervisar el uso, pero el médico establece la forma de uso. El inhalador de nicotina ha ayudado a miles de fumadores a dejar de fumar.

El vapeador o cigarrillo electrónico no está catalogado como terapia para dejar de fumar

El vapeador o cigarrillo electrónico es catalogado como producto de tabaco, otra alternativa para fumar. Estos dispositivos no estaban regulados por las autoridades sanitarias estadounidenses, comienzan a estar regulados a partir del año 2016, por lo que previamente no existía regulaciones en la producción de los líquidos de vapeo ni en la fabricación de estos dispositivos.

La cantidad de nicotina que contenían los líquidos de vapeo variaba de un fabricante a otro, lo que hacía que no fuera confiable la información mencionada en el empaque. Ya se encuentra en plena vigencia las regulaciones de las autoridades sanitarias estadounidenses, y los fabricantes tanto de los líquidos de vapeo como de estos dispositivos tendrán que ajustarse a estas regulaciones, lo que se traducirá en el bienestar de los consumidores.

Los médicos y los científicos concuerdan en que deben realizar más investigaciones para determinar si estos dispositivos son una ayuda segura y útil para dejar de fumar.

Efectos secundarios del inhalador de nicotina

Los efectos secundarios comunes son irritación de la boca y/o garganta, tos y malestar estomacal. Otros síntomas que puede presentar el fumador son cambio de sabor, dolor o presión sinusal (dolor o presión de origen nasal); dolor en la mandíbula, cuello o espalda; y dolores de cabeza.

Raras veces estos efectos secundarios son graves. Si el fumador presenta ritmo cardíaco acelerado al usar el inhalador de nicotina, debe acudir inmediatamente al médico. El inhalador de nicotina además puede provocar otros síntomas distintos de los mencionados. Si el fumador presenta algo fuera de lo común, debe acudir inmediatamente al médico.

Precauciones especiales en el uso del inhalador de nicotina

Si el fumador presenta alguna de las siguientes patologías, debe consultar al médico antes de comenzar a usar el inhalador de nicotina: 

Mujer embarazada

Si se trata de una mujer embarazada, la nicotina es perjudicial para el feto por lo que debe abstenerse de usar terapia de reemplazo de nicotina, y debe intentar dejar de fumar sin usar estas terapias.

Afecciones cardíacas

Si sufrió un ataque cardíaco recientemente, o si presenta una afección cardíaca, si es hipertenso o tiene problemas circulatorios.

Afecciones respiratorias

Si presenta afecciones respiratorias tales como asma, bronquitis crónica o enfisema.

Afecciones metabólicas

Si presenta hipertiroidismo, o diabetes insulinodependiente.

Afecciones renales o hepáticas

Si presenta enfermedad renal, o hepática.

Señales de sobredosis de nicotina

El fumador debe abstenerse de fumar mientras usa el inhalador de nicotina, o cualquiera de las terapias de reemplazo de nicotina. Si lo hace se pone en riesgo de sufrir una sobredosis de nicotina. Los síntomas de una sobredosis de nicotina pueden ser mareo, dolor de estómago, dolor de cabeza intenso,  vómitos, sudoración fría, babeo, confusión, visión borrosa, escuchando problemas, y debilidad o desmayo.

Si el fumador sospecha que tiene una sobredosis de nicotina, debe suspender de inmediato el uso del inhalador y acudir al médico.

Ventajas y desventajas

Como en todo, el inhalador de nicotina tiene sus ventajas y desventajas.

Ventajas

Este dispositivo reduce la aparición de los síntomas de la abstinencia de nicotina, lo que permite a los fumadores dejar de manera paulatina dejar de fumar.

Desventajas

Este dispositivo puede reforzar el hábito de fumar, al dejar de fumar resulta contraproducente usar una terapia de reemplazo de nicotina que se asemeje a los cigarrillos tan to a nivel de apariencia como de uso. Existe el riesgo de re-adicción, como este dispositivo se usa de acuerdo a los requerimientos de cada caso, puede generarse un abuso en su uso.

El fumador debe usar este dispositivo tal como se lo indicó el médico, y suspender su uso en el tiempo establecido. 

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *