Una recaída en el hábito de fumar le sucede a cualquier fumador. Probablemente hayan transcurrido varios meses sin fumar, y el fumador se haya sentido bien por el tiempo que lleva sin fumar. Pero un día por alguna razón el fumador le pide un cigarrillo a un amigo, y sin darse cuenta comienza a fumar nuevamente. 

Esto puede que no genere que el fumador se vuelva adicto nuevamente a la nicotina, el fumador se percata que ahora fuma unos pocos cigarrillos diariamente. Si esto le ha sucedido no se asuste, no es el único que ha pasado por esto. 

Un estudio realizado a exfumadores durante 20 años revela que el 39% de los exfumadores recayeron en algún momento, y de este grupo el 69,5% logró con éxito dejar el hábito de fumar al concluir este estudio. Si bien encender ese cigarrillo puede que parezca una mera casualidad, raras veces es así.

Lo bueno en este caso es que puede volver a la normalidad reexaminando las razones para dejar de fumar.

El fumador debe reconocer el pensamiento de drogadicto

La semilla de la recaída en el hábito de fumar, con frecuencia se siembra días o semanas antes de que se produzca la recaída. El cambio de pensamiento puede desencadenarse por algo tan sencillo como pasar frente a una persona en el parque sentada en un banco que está fumando un cigarrillo. El fumador podría decirse a sí mismo “esa persona fuma, pero yo no puedo por qué decidí dejar de fumar”.

Los sentimientos de privación y sacrificio son parte del pensamiento de drogadicto. Estos sentimientos bastan y sobran para crear las condiciones para la recaída. Si el fumador no controla estos sentimientos, estos pueden agravarse e incrementarse con el paso del tiempo hasta que el fumador sienta lástima por sí mismo, y termine obsesionándose con el hábito de fumar. 

Se trata de la percepción. Si el fumador se dice a sí mismo que fumar es valioso, y se encuentra haciendo un gran esfuerzo para dejar de fumar, es probable que sufra una recaída en el hábito de fumar.

Romance del cigarrillo

Una vez que el fumador coloque distancia entre él y el cigarrillo, los límites del abandono del cigarrillo pueden tornarse un tanto borrosos. Es fácil que el fumador olvide las razones por las cuales es tan importante dejar de fumar.

Posiblemente la tos crónica ya cesó, o el fumador piensa que el proceso de dejar de fumar no es tan complicado como creía. Se dice a sí mismo que puede volver a fumar por un tiempo y luego dejar el hábito de fumar, esto no es una gran cosa.

Al igual que sucede con una relación tóxica que se dejó atrás, es fácil recordar los buenos momentos y no los malos. Todos en algún momento lo hemos hecho. El fumador recuerda lo agradable que le fue sentarse en la terraza a relajarse fumando un cigarrillo, después de degustar una excelente cena.

Lo que olvidan adrede los fumadores son todos aquellos cigarrillos que no fueron agradables, y que le produjeron dolores de cabeza, cansancio y dificultad para respirar.

Si bien el fumador puede liberar su cuerpo de la nicotina presente en el mismo. Si el pensamiento de drogadicto se asienta, su mente puede de manera creativa encontrar justificaciones para fumar un solo cigarrillo. Todas estas justificaciones son engaños, que pueden resultar seductores. Todos los fumadores han fracasado en un intento de dejar de fumar, debido a pensamientos de drogadicto afianzados.

El fumador debe poner mucha atención a su mente, e intentar corregir esos pensamientos de drogadicto, a medida de que vayan surgiendo. Debe evitar que crezcan las ganas de fumar, con lo evitará llegar a un nivel que sea incapaz de controlar. El fumador debe eliminar de raíz estos pensamientos de drogadicto, y proteger su proceso de dejar de fumar.

recuperarse recaida tabaquismo

Recuperándose de una recaída

Si el fumador ha consumido uno o más cigarrillos, el pensamiento de drogadicto lo venció. Esta influencia continuará si el fumador no combate  al pensamiento de drogadicto. Para proteger su proceso de dejar de fumar, y evitar una recaída a largo plazo, el fumador debe dejar de fumar inmediatamente.

El fumador debe lograr que su mente trabaje de nuevo en favor suyo, y no en contra. Posiblemente el fumador analice por qué debería posponer el proceso de dejar de fumar, pero debe hacer caso omiso a los engaños de su mente. Recomendamos a los fumadores realizar las siguientes actividades para retomar su proceso de dejar de fumar luego de sufrir una recaída en el hábito de fumar:

Haga una lista de las razones para dejar de fumar

Lo primero es hacer una lista de las razones para dejar de fumar. Si ya la había hecho anteriormente, búsquela y léala nuevamente. Llévela consigo, y léala cuando note que siente inestable. Las razones que aparecen en su lista sigue estando tan vigentes que cuando dejó de fumar por primera vez. Enfóquese nuevamente en las razones de su lista, y así podrá organizar sus prioridades.

Edúquese sobre los daños que produce el hábito de fumar a su salud

Propóngase a educarse sobre los daños que produce el hábito de fumar en su salud. Investigue y encuentre material, y léalo detenidamente. Enfrente sin miedo y de manera directa los peligros a los que se expone un fumador. Es una excelente forma de que el fumador fije una resolución.

Busque apoyo

Busque grupos de apoyo de exfumadores bien sea de forma presencial o de forma virtual, Este proceso no le pude hacer solo. En este proceso necesita de personas que lo mantengan enfocado, y lo ayuden en los momentos de tentación de fumar.

Aplíquese

No se preocupe por haber sufrido una recaída, es normal que suceda y ya está en el pasado. No se atormente proyectando hacia el futuro o hacia el pasado, enfóquese en el hoy que es la mejor manera de influir en su futuro.

Acéptese a sí mismo

Todos somos humanos, y como tales cometemos errores. Tuvo un momento de debilidad y fumó. Aprenda de lo que salió mal, y aplique los correctivos para que no vuelva a suceder.

Sea amable y paciente

Relájese y deje de fumar poco a poco. Tendrá días buenos y días malos, progresivamente serán más los días buenos que los días malos. Vaya poco a poco ganando la carrera al hábito de fumar.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *