La farmacopea clásica utilizada para atacar la adicción a drogas de abuso, y a la nicotina ha demostrado poca eficiencia. Basándose en este panorama clínico-terapéutico, desde hace más de 10 años diversos investigadores se encuentran trabajando en el desarrollo de una vacuna contra la adicción a la nicotina.

Imagínese que podrá recibir una vacuna que le creará inmunidad contra la adicción a la nicotina. Después de recibir varias dosis que estimulan la generación de anticuerpos contra la nicotina, esta vacuna haría que la nicotina no sea adictiva. Si bien no es una quimera, el desarrollo de una vacuna de este tipo está en proceso.

Este tratamiento farmacológico comenzó a ser desarrollado inicialmente por el laboratorio estadounidense Nabi Biopharmaceuticals, lo denominaron NicVax. Este laboratorio recibió una subvención de 10 millones de dólares del National Institute on Drug Abuse (NIDA), para dar paso al primer ensayo de fase III.

Lamentablemente en el mes de julio del año 2011 reportaron resultados no satisfactorios, pues solo el 30% de los pacientes observaron resultados, más tarde en noviembre de ese mismo año revelaron que el segundo ensayo de fase III también falló, y que este tratamiento farmacológico no funcionaba mejor que una terapia de reemplazo de nicotina.

¿Cómo funciona una vacuna?

Cuando a una persona le es aplicada una vacuna, esta vacuna contiene algunos virus o bacterias debilitados o muertos. Una vez que ingresa al cuerpo, el sistema inmunológico reconoce al virus o bacteria, e inmediatamente procede a producir los anticuerpos que atacaran al virus o bacteria vivos cuando ingresen en un determinado momento al cuerpo

¿Cómo fue diseñada la vacuna contra la adicción a la nicotina para que funcione?

Las moléculas de nicotina son pequeñas, y se desplazan con facilidad a través de la barrera hematoencefálica donde se unen a los receptores de nicotina, que provocan la activación de las vías de recompensa en el cerebro y aumentan los niveles de dopamina, neurotransmisor responsable de la sensación de placer, bienestar y dependencia. Se cree que este proceso que acabamos de describir es la raíz de la adicción.

La vacuna contra la adicción a la nicotina estimula al cuerpo a atacar a la nicotina. Este ataque lo hace por medio de haptenos de nicotina presentes en el suero de la vacuna. Los haptenos son moléculas que estimulan la producción y atracción de anticuerpos, esto se produce cuando se combinan con moléculas más grandes de proteínas.

Cuando la vacuna es aplicada vía intramuscular en el brazo ingresa al torrente sanguíneo, el cuerpo reacciona a los haptenos de nicotina presentes en el suero produciendo anticuerpos contra la nicotina. Posteriormente estos anticuerpos atrapan a las moléculas de nicotina uniéndose a estas. 

Esta unión provoca que la molécula se vuelva demasiado grande para superar la barrera hematoencefálica, de esta manera la nicotina no puede llegar al cerebro y estimular la producción de dopamina, y con ella la sensación de placer al fumar quedando destruido el vínculo con la adicción a la nicotina.

Estado actual de las investigaciones sobre la vacuna contra la adicción a la nicotina

Los investigadores del instituto de investigación en ciencias biomédicas estadounidense The Scripps Research Institute (TSRI) se encuentran trabajando en el desarrollo de una vacuna contra la adicción a la nicotina más efectiva, y han visto algunos indicios alentadores de que el proceso va bien encaminado.

Refiere Kim Janda,  profesor de química de The Scripps Research Institute (TSRI) que existen dos tipos de nicotina que son imágenes espectaculares entre sí, se trata de moléculas zurdas y de moléculas diestras. La nicotina presente en el cigarrillo está compuesta casi en su totalidad por moléculas zurdas.

La vacuna NicVax desarrollada por el laboratorio estadounidense Nabi Biopharmaceuticals, está elaborada con una mezcla de haptenos de nicotina diestros y de haptenos de nicotina zurdos, por lo cual no resultó eficaz.

El equipo de investigadores de The Scripps Research Institute (TSRI) desarrollaron 3 tipos de vacunas: una con combinación de 50% de moléculas zurdas y 50% de moléculas diestras, una de 100% de moléculas zurdas y otra de 100% de moléculas diestras. En los ensayos realizados en el laboratorio en ratas determinaron que la vacuna compuesta por 50% de moléculas zurdas y de 50% de moléculas diestras era solo 60% efectiva como la vacuna de 100% de moléculas zurdas.

El profesor Jonathan Lockner indicó que estos resultados del ensayo demuestran que el desarrollo de vacunas contra la adicción a la nicotina, debe apuntar hacia la vacuna de 100% de moléculas zurdas. La investigación sobre esta vacuna está en desarrollo, y se muestra prometedora.

La vacuna contra la adicción a la nicotina, de ser desarrollada exitosamente, será una valiosa herramienta que se sumará a las diversas ayudas para dejar el hábito de fumar disponibles en el mercado. Con más de 8 millones de muertes al año en el mundo por enfermedades asociadas al hábito de fumar, los fumadores requieren de todas las herramientas posibles para dejar el hábito de fumar, antes de que esta adicción destruya su cuerpo.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

QUIÉNES SOMOS
CONTACTO

info@dejadefumar.es