En la superficie esta pregunta, parece no tener lógica. A pesar de que todos los fumadores, e inclusive muchos no fumadores conocen a cabalidad los daños que produce el hábito de fumar. Muchos fumadores continúan fumando a pesar de estar en riesgo de padecer graves enfermedades y diversas discapacidades.

Si aplicamos la lógica, esta indicaría dejar de fumar de inmediato como la única opción, pero hay diversos factores que se han atravesado en el camino de los que han intentado dejar de fumar y han fracasado en el intento. Este fracaso ¿se debió a falta de fuerza de voluntad? o ¿se trata de algo más profundo?

Entender la dependencia de la nicotina

Si no ha logrado dejar de fumar, no siga atormentándose. Con esto no se puede minimizar el hecho de que dejar de fumar es un proceso que puede resultar complejo. Los cigarrillos contienen nicotina, que es una sustancia altamente adictiva, y que llega rápidamente al cerebro cada vez que se inhala el humo del cigarrillo.

La nicotina crea una sensación momentánea de placer, y eleva el ritmo cardíaco. Estos efectos son los que buscan los fumadores para aliviar el estrés, o para relajarse. La nicotina actúa sobre el centro de recompensa del cerebro. Se adhiere a las neuronas de esta zona del cerebro e intensifica la estimulación y el placer.

Esto aumenta las propiedades placenteras de la nicotina, e incrementa la posibilidad de adicción a la nicotina. El problema aquí es que este efecto es temporal, pues tan pronto como el cuerpo se libera de esta sustancia comienza a pedir más. Y como su duración en el cuerpo es corta, debe consumir más nicotina para mantener la sensación de placer, y con ello evita los síntomas de la abstinencia de nicotina.

Con el transcurso del tiempo, mientras el cuerpo se va adaptando a la nicotina, cada vez responde menos a la abstinencia de nicotina. Esto lleva al incremento de la frecuencia con la que fuma, para lograr la sensación placer deseada, ya aquí en este punto cae en una terrible adicción. El fumador con esta adicción depende tanto química como psicológicamente de la nicotina. 

Prepararse para el fracaso

Más allá de los factores físicos de esta adicción, el hábito de fumar tiene un potente componente psicológico. Por esto es que los fumadores apelan a un cigarrillo cuando están estresados. El fumar les proporciona un alivio en esas situaciones que consideran que están fuera de su control.

Pero ¿esto es lo que realmente sucede? A largo plazo, lo contrario parece ser la realidad. A medida que la salud del fumador empieza a sufrir los embates de la nicotina, se incrementarán los niveles de estrés a medida que caiga el nivel de tolerancia al estrés.

El hábito de fumar puede dificultar la respiración y empeorar afecciones pulmonares que tenga el fumador, e elevar la presión arterial. Por tanto, si el fumador quiere dejar de fumar, primero que nada debe buscar la forma de combatir el estrés antes de iniciar el proceso de dejar de fumar. En caso contrario, debería preparase para el fracaso.

Al encontrar una nueva forma de combatir el estrés, el fumador habrá dado un paso enorme para dejar de fumar al quitarse las barreras psicológicas que le impedían dar este paso.

miedo de dejar de fumar

Principales miedos que tiene un fumador

Estos son los principales miedos que tiene todo fumador de dejar de fumar:

Miedo a engordar

El que una persona fume no produce que baje de peso. Los fumadores engordan cuando dejan de fumar, porque dejan de fumar por las razones equivocadas, y como consecuencia sufren ansiedad y recurren a la comida. Pero con la debida orientación el fumador puede identificar las razones por las que fuma, lo que le facilita dejar de fumar y no sufre el miedo a engordar porque de esta forma evita caer en la ansiedad que lo hace recurrir a la comida.

Miedo a sufrir ansiedad

Este uno de los principales miedos que tienen los fumadores, pues piensan que fumar los ayuda a controlar el estrés. Esto no es verdad. Muchos fumadores tienen mejor humor después que dejan de fumar. Esto se produce porque en las primeras de cambio el cigarrillo tortura al fumador bien porque quiere dejar de fumar, o porque está pendiente contando los minutos para terminar de fumarse el cigarrillo y encender el siguiente cigarrillo.

Miedo a perder su identidad

La publicidad así como el cine han relacionado durante décadas el hábito de fumar con glamour, estilo, hábito de sociabilidad, disfrute, éxito, salud y frescura, emancipación y fortaleza. 

Pero nada más alejado de la realidad que esto, pues que hoy en día los fumadores son vistos como personas que tiene serio deterioro de su salud, y escasa fuerza de voluntad, relegados a áreas exclusivas para fumadores, y las personas no fumadoras reclaman su legítimo derecho de estar en un ambiente libre de humo de cigarrillo.

Miedo a los síntomas de la abstinencia de nicotina

Se sabe que al dejar de fumar se producen los síntomas de la abstinencia de nicotina, los cuales resultan molestos al fumador. Para evitar estos síntomas el fumador debe buscar la orientación sobre lo que debe hacer, y así vencer este miedo.

Miedo a fracasar

Este miedo se produce cuando el fumador no tiene la suficiente fuerza de voluntad para dejar de fumar. Para evitar este miedo el fumador debe buscar ayuda para identificar las razones reales por las cuales quiere dejar de fumar. Al vencer este miedo al fumador se le hace más fácil dejar de fumar.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *